Slider
Marcelo Alejandro Pedroza

Marcelo Alejandro Pedroza

Miércoles, 31 Marzo 2010 17:02

Construir caminos de éxito

Era tiempo de exilio. Augusto Roa Bastos, un joven escritor desterrado tras la guerra civil del 47 en Paraguay, sobrevivía en Argentina haciendo pequeños trabajos. Uno de ellos era la venta de joyas de fantasía, de chucherías. Cuenta don Augusto que dormía en las estaciones del tren, pues no tenía dinero para hoteles. Usaba su maleta como almohada, y en cierta ocasión despertó y no la encontró: se la habían robado, junto con toda su mercadería. Con mucha honradez, le hizo frente a la situación y tuvo que trabajar durante todo un año para pagarle a su patrón por la pérdida de las chucherías. Años más tarde, aquel joven luchador se convertiría en el mejor escritor paraguayo y en uno de los más reconocidos a nivel latinoamericano y mundial por obras como Hijo de hombre (1959) y Yo, el Supremo (1974).
 

Marcelo Alejandro Pedroza, Gerente del Centro de Liderazgo Estratégico del Paraguay, brindó una clara y positiva charla sobre Liderazgo Empresarial en el INCADE de Posadas. “Para alcanzar las metas se necesita confianza, perseverancia, humildad, gratitud, trabajo en equipo y coherencia comunicacional”, agregó.

 

“La charla se centró en la importancia del liderazgo como influencia activa y positiva, para lograr objetivos y para que a través de esa influencia, se le dé un valor agregado a las personas. Por lo tanto, es sumamente relevante construir una visión personal, descubrir esta visión y trabajarla como guía para poder lograr ese objetivo”, comentó Pedroza, especialista en el tema.

Asimismo, el orador que se presentó este viernes en el primer piso de las instalaciones del INCADE, destacó las aristas imprescindibles para llegar a completar una visión, aseguró que “básicamente, para alcanzar las metas se necesita la confianza, la perseverancia, la humildad, la gratitud, el trabajo en equipo, la coherencia comunicacional. Además, la enorme necesidad de hacer con pasión lo que uno siente. La pasión como un eje central para lograr el éxito, un éxito que se transforma en paz mental. Y ese éxito se construye con la mirada del otro, con el respeto al otro. Y esencialmente, hay que creer en los sueños, no hay que bajar nunca los brazos”.

Con respecto a la importancia de realizar este tipo de actividad en el contexto universitario, Pedroza argumentó que “es fundamental porque hoy los jóvenes son líderes. No se depende de una posición, de un rango o de una función. En cada uno de jóvenes está el descubrir su habilidad, su fortaleza y de esa manera influir en los demás. Y de esa manera, transformarse en líderes. La importancia de esto es hacerles ver que pueden influir y ser líderes hoy, no hay que esperar hasta mañana”, puntualizó.

En esta misma línea, Marcelo brindó su punto de vista: “El consejo que les doy a las universitarios son los siguientes: deben tener dedicación, entrega y autodisciplina para poder influir activa y positivamente en su entorno”.

Finalmente, el experto aclaró que “el INCADE siempre va a trabajar realizando este tipo de conferencias durante el año, con determinados expertos para poder dejare lo mejor a los jóvenes”, redondeó.

Sinónimo de humildad. La gloria sólo le permitió ser absolutamente consciente que la humildad enaltece la vida. Los testimonios de quienes lo disfrutaron en distintos ámbitos y escenarios son todos unánimes: Su humildad destilaba por todo su ser.

Nos ensenó cuánto vale la actitud positiva ante la vida. Sus ganas de vivir le dieron la fuerza necesaria para luchar sin descanso ante “la madre de las batallas” como él mismo la llamó.
Resistió 45 días. Los médicos vivieron asombrados, uno de ellos manifestó que nunca había visto un paciente con tanta fuerza de voluntad.

Los medios de comunicación tienen tres funciones centrales. Informar, educar y entretener. La misión de Ecos brilla cuando colabora desde su espacio para que las  personas se fortalezcan su educación. Se formen. Se eduquen constantemente.

 

Ecos tiene su propia escuela de capacitación. Desde su lanzamiento en el año 2008 siempre Ecos se dedicó a ver el lado positivo de la vida de las sociedades en donde circula en su versión impresa y del mundo, a través de su formato digital.

 

Ecos es un medio de comunicación que prioriza la educación de las personas.

Jueves, 09 Septiembre 2010 16:43

Liderar es darle sentido a la vida

El liderazgo es una constante aplicación del sentido de la vida. Los líderes tienen un sentido. Liderazgo es sentido. Saben lo que buscan. Son conscientes y libres. Juegan su propio partido e invitan a jugar a los demás.

Viven construyendo su sentido. Lo hacen convencidos de que la vida les exige dar de sí lo mejor durante ese proceso diario de realizaciones.

Jueves, 16 Septiembre 2010 16:41

Ecos en su segundo aniversario de vida

Ecos encuentra su sentido en cada palabra que emite. Se constituye en un medio que genera respeto.  Produce interés y educa. Es un canal de comunicación que siempre deja algo adentro del ser de sus lectores.

Ecos hace flamear la bandera de lo positivo. El tiempo habla, sostiene Ricardo Jorge Pedroza, y por lo tanto hay que dejarlo que fluya ante el gran acontecer de la vida. Ecos hoy es liderazgo, actitud positiva, profesionalismo, posicionamiento de marcas, prestigio y difusión del progreso.

Ecos con el correr de los años se transformará en un instrumento contundente para influir con energía constructiva. Sí podemos decir que en este tiempo transcurrido ha vivido una gran etapa de trabajo para lograr dicha misión.

Miércoles, 22 Septiembre 2010 16:36

Un instante positivo

Los halagos, los ramos de rosas, los versos tomados de los más grandes poetas recitados o escritos por el propio pulso, los chocolates, la canción romántica , las velas, hacer el amor y el sexo…

Son adornos que todos posiblemente gustamos, pero eso es sólo una pequeña parte y la primera visible. Es la envoltura y el apacible encanto que reviste el misterio, el cofre de la incertidumbre.

No sirven de mucho los sentimientos guardados, mudas las palabras, son una semilla que jamás retoñará.

Lunes, 11 Octubre 2010 16:32

Recuerdos vs. Memoria

Quizá a nadie le resulte familiar el nombre de Gordon McCannel, o el de Olga Kristin. Es normal, pero cuando quise entender lo que realmente significa el 11 de septiembre, en la vida de quienes lo presenciamos hace 9 años, empecé mi investigación queriendo ver la lista de las victimas de esos ataques.

Lastimosamente, la lista está incompleta, pero según la organización 911-2001, 3031 personas murieron en los ataques del  9/11 en New York, Washington y Pennsylvania. La lista la encabeza Gordon McCannel y Olga Kristin la finaliza.

Pero la lista está incompleta no solamente por los 24 desaparecidos, si no porque en realidad ¿cómo podríamos contabilizar a las victimas? Víctimas somos todos quienes vimos caer la Torres Gemelas como un mazo de naipes en vivo, víctimas somos todos quienes hemos conocido la incertidumbre de no saber por qué el hombre llegó a tal extremo de violencia, victimas somos todos quienes sentimos que estamos unidos a quienes han perdido la vida y a los miles de heridos y personas que quedaron con secuelas sicológicas traumáticas o daños respiratorios irreversibles. Victimas son también quienes han recibido un trato discriminativo de quienes pagan mal por mal. Por esas y otras razones, la lista está incompleta.

¿Qué es lo que en realidad cayó el 9/11? Yo creo que con los aviones, el concreto y los vidrios cayeron varias cosas: entes, ideas, conceptos y representaciones.  Si prendemos la TV, los analistas nos decían que cayó el concepto de lo que significa “seguridad”, etc, etc… Algunos militarizan o economizan la discusión, otros se especializaron en las cifras. Yo creo que pocos nos dimos cuenta que hay más en lo que cayó, que produjeron cambios.

En parte, lo que cambió que muchos se dieron cuenta que la vida no es con risas gravadas como “Friends” o como un Reality Show en donde hoy puedes ser una super estrella mostrándole al mundo a quien escoges como pareja, la vida es un poco más compleja en Estados Unidos y fuera también.

Tan compleja que María Eugenia Bogado tenía pensado ir a Nueva York pero un percance familiar no le permitió dejar Asunción a ver a Carlos Alberto, su hijo de 36 años. “Charlie” y Obdulio Ruiz Díaz, de 44 años fueron los dos paraguayos  quienes están en el medio de la lista, entre Gordon y Olga.  Es distinta la vida cuando no tiene un viñeta musical con cortes comerciales sino que está repleta de nombres como el de Carlos y el de Obdulio, ¿no?.

Volvamos a pensar en querer atrapar lo que simboliza el 9/11. Probablemente, lo que signifique para mí sea parecido a lo que represente para Ud., sin embargo ese mosaico de significancias que se da con todos es una de las lecciones más valiosas que podemos ir aprendiendo de lo que ocurrió esa mañana; y aquí no hablo de política o de la economía o de la guerra o del terrorismo o de Bush o de Bin Laden, hablo de lo siguiente: ¿qué cambió para ti? ¿Crees tu que seguimos siendo igual? ¿Seguimos en lo mismo? ¿Cambiamos en algo? ¿Mejoramos? ¿Empeoramos? ¿Eres tu alguien mejor o alguien igual?

El problema no es lo que pasó o lo que no pasó, el problema es cuan rápido olvidamos todo.

El ritmo del tiempo que vivimos no nos deja lugar a la memoria, solo tenemos recuerdos. Tener recuerdos es tener repasos, tener memoria es tener un significado. Tener recuerdos es tener emociones, tener memoria es tener lecciones. Tener recuerdos es pensar en las imágenes de TV, tener memoria es tener las lágrimas por Charlie y por Obdulio.

Si entendemos esa diferencia podemos entender algo más: no todos somos víctimas del mismo modo.  ¿Por qué caemos? No lo se, pero para qué si lo se: para aprender a levantarnos.

Lo más probable es que pensemos que vivimos en otro mundo ahora. Normalmente todas las canciones que escuchamos en la radio hablan de amor pero el mundo actual aceleró el amor, contabilizó el amor y hasta hollywoodizó el amor, pero el mundo ya era así en el 2001, sin embargo en medio de la magnitud de la tragedia, sí, ocurrió algo interesante.

Algunas personas, en los aviones y en las torres, cuando sintieron que estaban ante la alta probabilidad de no sobrevivir, o supieron simplemente que no iban a escapar con vida, tomaron el teléfono o un celular para dejar un mensaje de amor a alguien.

Intentemos ser empáticos.  Si Ud. estuviese en ese instante, en esa situación: ¿a quien llamaría? Yo llamaría a Yeni, ¿quien es ella? Seguramente no le importa a nadie más que a mi. ¿A quien llamaría Ud.? Si tiene a alguien en mente, posiblemente tenga memorias de esa persona. Memorias!  No solamente recuerdos.  Allí es donde Ud. y yo podemos entender el significado de lo que verdaderamente ocurrió el 9/11.

Ese significado no es la revelación de un analista en seguridad o de un economista o de un periodista, es el legado de los cientos de llamados de quienes estaban al borde de su existencia.

Parece fácil, pero en realidad es difícil entender cuando por un lado tienes la radio repletas de canciones de amor y por el otro vives horas trabajando en donde el amor simplemente puede interrumpir la producción, pero así tal cual seguimos, eso es lo que hemos construido. Sin embargo, tal vez, ahora podamos honrar la vida de manera distinta.

Si deseamos recordar a tanta gente el 9/11 de manera digna, no hace falta muchos homenajes.  Los homenajes son importantes pero creo que esas 3031 almas deseaban lo mismo que nosotros, dar y recibir un poco más de amor en medio del día a día. 

Amar de diferentes maneras: amar respetando, amar tolerando, amar pacientemente, amar aceptando, amar sin preguntar, amar sin distinguir, amar sin juzgar.

El terrible daño que muchas veces produce la indiferencia, es peor que las bombas de la guerra, aún así, muchos estamos dispuestos a hacer esa diferencia, en un mundo que todavía no ha perdido su belleza.

Al menos, así lo veo yo.

Los líderes transmiten sus conocimientos
Los líderes respetan los tiempos de los demás, aunque afecte sus intereses personales.