Slider

Carisma Vs Carácter

30 Diciembre 2009 Escrito por Liderazgo 10
Valora este artículo
(0 votos)

Casi en todos los países latinos hay mitos y leyendas, que el hombre lobo, el luisón, la llorona etc.… Recordemos que un mito es una creencia popular que se ha trasmitido durante mucho tiempo pero que nadie o casi nadie puede demostrar fácilmente si es verdad o no. Para mí un mito es casi como un chisme, no se sabe si es verdad pero todo el mundo lo cree porque todo el mundo lo cree. Bien queridas amigas y amigos, déjenme decirles que el liderazgo no escapa a los mitos y uno de ellos es el del carisma. Mucha gente cree y ha creído que para ser un gran líder hay que ser carismático y que si no lo eres pues no vas a ser líder. Todos sabemos que un líder debe ser honesto, trabajador, triunfador, comunicador etc.… El problema es cuando se presenta el dilema, la disyuntiva de escoger un camino, ser líder basado en el carisma solamente o basado en el carácter. ¿Cuál de los dos es mejor? Lo más común es que la gente elija el carisma como el camino más corto, pero este a su vez es el menos seguro tanto para el líder como para la gente que lo sigue. El carácter es el camino más largo pero es el más seguro tanto para el líder como para la gente. El carisma es un estado mental donde nos enfocamos en las personas, en lo que les gustas, en escucharlas, en sus necesidades. El carisma también lo podemos definir como la capacidad de hacer sentir bien a las personas con ellas mismas.

 

Cuando encontramos alguien que nos hace un cumplido, que nos hace reír, que tiene buen sentido del humor y que me escucha, entonces esa persona tiene carisma. El carácter  es hacer lo que se dice, resolver, solucionar, proponer, actuar y cuidar de la gente. Cuando le pregunto a mis amigos ¿cuál de los dos líderes preferiría tener?, ¿el carismático que te hace elogios, te saluda con besos, abrazos, sonrisas y te dice que eres lo mejor del mundo pero, a la hora de ayudarte a resolver un problema, a la hora de un permiso, de una enfermedad te dice con una gran sonrisa, no puedo! Y, a la hora de proteger su empresa u organización se pone solo a rezar y no soluciona nada? ¿ O prefieres el líder de carácter que nunca se ríe, no es simpático, no anda haciéndole cosquillas a la gente, pero cuando se enferma un hijo tuyo, cuando tienes un problema, cuando las cosas no van bien siempre está ahí, con cara sería pero siempre puedes contar con él. Y cuando hay crisis, la afronta y hace todo lo posible por proteger el bienestar de su gente? Aquí es donde la mayoría de las personas prefiere un líder de carácter, que haga lo que dice y que cumpla.

Lamentablemente en Latinoamérica hemos tenido casos de candidatos presidenciales que después  fueron electos por la gente basándose en el carisma solamente.” Es lindo”, dice la gente” tiene buen sentido del humor, va a ser un Robin Hood” y cosas así, y después cuando asumen el cargo, el cargo los supera porque no saben ni lo que van hacer, solo saben hacer reír a la gente y entretenerlos. Como dijo el reconocido periodista paraguayo Hugo Biederman, el solo hecho de postularse a un cargo para el cual no estás preparado es deshonestidad. El resultado es el deterioro de la calidad de vida para la población. Casos hay muchos, recordemos Abdalá Bucaram en Ecuador, conocido popularmente como “el loco” llegó a la presidencia prometiendo de todo y haciendo shows, no reuniones políticas, solo shows en cada una de las ciudades, bailaba, cantaba etc.. Quería ser presidente y a su vez, presidente de un club de futbol. Resultado, atraso para el país y su posterior derrocamiento. Lo mismo en otros países, pero ningún otro como el caso de Venezuela. De Venezuela puedo hablar con mucha propiedad porque viví 6 años y lo conozco de punta a punta. El presidente Chávez, elegido también basado en el carisma solamente, ha llevado a su país a una inflación, deterioro de vida, violencia y odio que nunca se vio antes en ese país. La gente se reía y se reía de sus jocosas intervenciones contra los empresarios, contra los gringos y contra todos sus enemigos. Recuerdo mis amigos cuando decían”  jajajajajaja qué loco, qué ocurrencia, pero yo creo que va a hacer las cosas bien” Venezuela tiene 25 millones de habitantes, aparte del petróleo tiene  turismo, industria y sobretodo gente súper inteligente, profesional y maravillosa. En casi 11 años, Venezuela ha recibido más de 180.000 millones de dólares de solo, óigase bien, de solo ingreso petrolero, y las obras que ha hecho el gobierno de Chávez no llegan a los 5.000 millones ¿Dónde está la plata? Para que se hagan una idea, Venezuela podría ser el Arabia Saudita de Latinoamérica, en términos de infraestructura obviamente, sus habitantes podrían tener una calidad de vida estilo Suiza, Inglaterra o cualquier principado del mundo. ¿Por qué sucede esto? Porque los eligen basados solo en el carisma y no en el carácter y la credibilidad. ¿Quiénes pierden? Los habitantes, los ciudadanos, por pensar que el  más chistoso y el que promete más cosas estilo Alicia en el país de las maravillas, ese el líder.
 
Todo lo contrario amigas y amigos, siempre que un pueblo se basa en el carisma solamente para elegir a un gobernante, ese pueblo termina pagando las consecuencias de su falta de conocimiento. Por eso desde Ecos, estamos iniciando esta campaña nacional pata formar líderes en el país, para que la gente no caiga en trampas mediáticas y dejen de tener al carisma como la medida principal del liderazgo. Nótese que en casi todos lados coloco carisma solamente, con esto quiero decir que el carisma te ayuda, pero nunca, nunca, nunca debe ser la característica principal de tu liderazgo.
 
Amigas y amigos, observen el carácter del líder a seguir, si es una persona honesta, que resuelve y que se preocupa y cuida de su gente, entonces las posibilidades de confiar en él o ella son mucho mayores.
 
En los próximos artículos y en el curso de liderazgo que estamos adelantando, vamos a profundizar este tema.
Muchas gracias, felices fiestas.