Slider

El entusiasmo en los líderes

18 Mayo 2011 Escrito por Liderazgo 70
Valora este artículo
(0 votos)

Una hermosa mañana al abrir mi casilla de correo electrónico recibí la respuesta a una petición especial que le había solicitado al consagrado escritor Paulo Coelho. El maestro me envió cuanto sigue: “Perdemos el Entusiasmo debido a nuestras pequeñas pero necesarias derrotas durante el Buen Combate. Y como no sabemos que el Entusiasmo es una inmensa fuerza, responsable de la victoria final, la dejamos escapar por entre los dedos, sin advertir que estamos dejando escapar también el verdadero sentido de nuestras vidas”.

En el ejercicio cotidiano del liderazgo “la inmensa fuerza” se manifiesta de diversas maneras, dependiendo el momento y la situación dada.

Los líderes a través de su entusiasmo transmiten una energía poderosa que los hace vivir y que ayuda a vivir a los otros. Tienen una actitud que enciende y edifica, construyen el presente. Son conscientes que con entusiasmo sus corazones generan latidos con vigor y que para alcanzar sus sueños la altitud del coraje entusiasmado es indispensable.

Para que la inmensa fuerza interior se fortalezca la tienen siempre encendida. Lo hacen a través de la automotivación y el optimismo. Son conscientes de la realidad que viven.  José Luis Martín Descalzo, novelista español del siglo pasado, hablaba de “realistas esperanzados”, sabedores que el mundo es de muchos colores y que a pesar de estar lejos de ser un paraíso, tienen energías humanas y espirituales suficientes para transformarlo y mejorarlo.

Los líderes entusiastas tienen garras para afrontar los vaivenes de la vida. Diría Descalzo, “ponen las manos en el mundo para vivir con coraje la realidad”.  Están expuestos a la envidia de aquellos que no pueden aceptar darse la posibilidad de vivir con entusiasmo. Pero dicha carga negativa lo único que logra es darle más fuerzas para continuar y mirar hacia adelante. Los líderes con visión de futuro crean acciones que siembran generaciones de entusiastas comprometidos con la vida, más allá de las adversidades.

Siempre que un hombre hace aquello que le entusiasma, es que está siguiendo su leyenda personal, manifiesta en uno de sus escritos Paulo Coelho. Los líderes saben que es así. Una hermosa mañana al abrir mi casilla de correo electrónico recibí la respuesta a una petición especial que le había solicitado al consagrado escritor Paulo Coelho. El maestro me envió cuanto sigue: “Perdemos el Entusiasmo debido a nuestras pequeñas pero necesarias derrotas durante el Buen Combate. Y como no sabemos que el Entusiasmo es una inmensa fuerza, responsable de la victoria final, la dejamos escapar por entre los dedos, sin advertir que estamos dejando escapar también el verdadero sentido de nuestras vidas”.

En el ejercicio cotidiano del liderazgo “la inmensa fuerza” se manifiesta de diversas maneras, dependiendo el momento y la situación dada.

Los líderes a través de su entusiasmo transmiten una energía poderosa que los hace vivir y que ayuda a vivir a los otros. Tienen una actitud que enciende y edifica, construyen el presente. Son conscientes que con entusiasmo sus corazones generan latidos con vigor y que para alcanzar sus sueños la altitud del coraje entusiasmado es indispensable.

Para que la inmensa fuerza interior se fortalezca la tienen siempre encendida. Lo hacen a través de la automotivación y el optimismo. Son conscientes de la realidad que viven.  José Luis Martín Descalzo, novelista español del siglo pasado, hablaba de “realistas esperanzados”, sabedores que el mundo es de muchos colores y que a pesar de estar lejos de ser un paraíso, tienen energías humanas y espirituales suficientes para transformarlo y mejorarlo.

Los líderes entusiastas tienen garras para afrontar los vaivenes de la vida. Diría Descalzo, “ponen las manos en el mundo para vivir con coraje la realidad”.  Están expuestos a la envidia de aquellos que no pueden aceptar darse la posibilidad de vivir con entusiasmo. Pero dicha carga negativa lo único que logra es darle más fuerzas para continuar y mirar hacia adelante. Los líderes con visión de futuro crean acciones que siembran generaciones de entusiastas comprometidos con la vida, más allá de las adversidades.

Siempre que un hombre hace aquello que le entusiasma, es que está siguiendo su leyenda personal, manifiesta en uno de sus escritos Paulo Coelho. Los líderes saben que es así.