Slider

El líder poeta y los niños

20 Febrero 2012 Escrito por Liderazgo 71
Valora este artículo
(0 votos)
Tiene 77 años y es poeta. Su último galardón literario fue una mención de honor en un certamen internacional, en donde se presentaron más de tres mil obras. Julio tiene presente su niñez, quiere hablar de su niñez. Comenzó a escribir a los diez años. Los líderes se fortalecen cuando recuerdan qué hacían de niños. Descubrí en la lectura la alegría de vivir y quiero que los niños descubran lo maravilloso que es leer, dice Julio. Un añejo árbol fue mi compañero, mi abuela un día me regaló un banco y lo ubicó debajo de aquél abanderado de la naturaleza. Ahí leía horas y horas, ese era mi espacio terrenal. Una fría tarde me propuse escribir y empecé a crear un vínculo inseparable con las palabras, cuenta el poeta. La vida de las personas se enriquece al leer. Los líderes son lectores. Viven ávidos de conocimiento; saben que los libros abren el universo de sus mentes. El poeta es abuelo y comparte con sus nietos momentos agradables. Leen juntos, ahora en vez del histórico árbol existen tres manacá que dan flores en dos colores. Hace años que Julio durante el ciclo lectivo visita a los niños en las escuelas y les lee poesía. Cuando estoy en las aulas me siento un niño más, comenta. Los líderes conservan al niño que llevan en su interior. Me adapto a sus tiempos, al inicio por momentos resulta difícil, aunque conforme pasan los minutos la atención crece y empiezan a disfrutar, manifiesta el maestro. Cuando leemos, al igual que a la hora de liderar, es necesaria la concentración. Los niños tienen una facilidad muy grande para crear las imágenes de los hechos, los líderes también utilizan ese recurso para desarrollar sus acciones. Los chicos son inocentes y aprenden en cada momento. Siento que vivo cuando estoy con ellos. Los niños son frontales, auténticos, llenos de energía. Te hacen preguntas que no las esperas, son creativos, reflexiona el líder poeta. El diccionario aparece cuando alguna palabra resulta desconocida. Los niños aumentan su vocabulario y sus expresiones se transforman. Los líderes utilizan las palabras para edificar su día a día y la lectura es fundamental para tal fin. El querido viejo poeta entusiasma a los niños y los motiva para que adquieran el hábito de leer.
Más en esta categoría: « Alcanzar la Cumbre Un premio al Amor »