Slider

La coyuntura es la clave

18 Enero 2010 Escrito por Liderazgo 9
Valora este artículo
(0 votos)

Wiston Churchill, líder de líderes, dijo una vez que en política no existen los muertos. Nada más acertado que esa afirmación ya que muchas veces pensamos que cuando un político tiene una mala gestión, nunca más va a tener la oportunidad de ocupar un cargo popular. Para comenzar vamos a hablar del propio Churchill quien guió como primer ministro la victoria de Inglaterra y de los aliados en la segunda guerra mundial. Cuando tuvo que enfrentar las elecciones generales a la oposición, sorpresivamente perdió contra Clement  Atlee.  Este último era un político totalmente distinto a Churchill. Lo que todos se preguntan es, si Churchill lideró a Inglaterra y salvó a Europa de las garras de Hitler, por qué salió derrotado en las urnas a manos de Atlee? Bueno la respuesta es que Atlee era un tipo más moderado y enfocado a los asuntos sociales del país, mientras que Churchill no tenía ese perfil, lo de él era otra cosa, por eso la historia lo conoce como “ Un líder para la guerra” Luego Churchill volvería a ser primer ministro.

Lo que quiero dar a entender con esto es que cada momento, cada elección en un país es distinta, hay ocasiones en la historia en que se necesita un tipo de líder con determinadas características. En el caso de Inglaterra, ellos sabían quién debía gobernar en tiempos de guerra y en tiempos de paz, hablando en función del líder candidato y no de partidos.

Ahora vamos a un caso más reciente y no menos sorprendente. Me refiero al actual presidente peruano Alan García. Recordemos que él ocupo la presidencia del Perú en el periodo de 1985 a 1990. Su juventud, fogosidad y falta de experiencia llevaron al país Inca a una de las mayores crisis económicas de su historia. Ni hablar del terrorismo guerrillero de Sendero Luminoso y de Túpac Amaru. Cuando terminó su mandato su popularidad estaba por el suelo, se le culpó de todo y para cerrar con broche de oro no faltaron las denuncias por corrupción y de enriquecimiento ilícito. Se exilió en Francia y en Colombia. Muchos dirían que nunca más volvería al Perú. Eso no fue así y en el año 2001 no solo retornó a su país sino que se postuló de nuevo a la presidencia y perdió contra Alejandro Toledo. 5 años después volvió a postularse y derrotó al popular Ollanta Humala, simpatizante de Hugo Chavez. Aquí está la clave amigos lectores, cómo es posible que gane Alan García teniendo en cuenta su mala gestión en el periodo 1985-1990? Yo tuve la oportunidad de estar en Lima en el 2007 y por las avenidas se veía una construcción para algo así como un tren aéreo, un sistema de transporte masivo, pero sin ningún uso. Cuando le pregunté al taxista que para qué era eso, me contestó que fue una obra inconclusa del primer gobierno de Alan García. Cuando escuché eso no lo podía creer. La siguiente pregunta fue muy obvia, ¿Entonces cómo es que le eligieron presidente otra vez? La respuesta fue que Ollanta Humala representaba la amenaza de Chávez en el Perú, entonces se aplicó la teoría del mal menor, en vez de tener a un presidente manejado por Chávez, mejor elegimos a Alan García, creemos que aprendió la lección y va a gobernar bien. Yo creo que si le hubiesen preguntado 15 años atrás a Walter Mercado o al brujo más experto del mundo, ninguno hubiera dicho que Alan iba a ser presidente en el 2006. ¿Por qué se dio esto? Porque la coyuntura le favoreció, el momento necesitaba de él.
 
Cuando un candidato necesita del momento para ser presidente, el “momento o la coyuntura nunca llegan”. Pero cuando es el momento el que necesita de determinado candidato, no importa nada, solo que sea lo que el país necesita y quiere en ese momento.  Vamos a graficarlo así. Si tu vendes agua, y llevas 3 días sin vender un sola botella, estás triste y sin dinero y de repente llegas a un lugar donde tienen caviar, salmón y bocados exquisitos pero tienen sed, qué crees que va  a suceder? Bueno, esto mismo pasa en todos los países, el candidato que represente lo que “el momento” pide, ese gana.
 
En este momento, después de dos gobiernos de izquierda en Chile con muy buena gestión, el país quería algo nuevo, y ganó la derecha. Lo mismo va a ocurrir en Brasil el año entrante con el triunfo de José Serra. La vida es de ciclos y de momentos, por eso dice el viejo y conocido refrán de que si el alumno está preparado, aparecerá la oportunidad.
Bien mis queridos lectores, la conclusión final es que sigamos nuestro camino de liderazgo, sea cual fuere tu sueño, si te preparas todos los días y eres constante en lo tuyo, va a llegar el momento de que “ el momento” necesite de ti, porque la coyuntura es la clave.