Slider

La eternidad de la mente

11 Diciembre 2009 Escrito por Liderazgo 11
Valora este artículo
(0 votos)

La eternidad de la mente supone esas huellas que dejamos escritas en una persona, en una situación y en nosotros mismos, eso que queda en lo más profundo de nuestro ser y nos acompaña en nuestro camino, esto nos hace pensar lo cuidadosos que debemos ser al utilizar nuestra mente, hasta ahora nos hemos limitado a pensar lógicamente olvidando que ella sirve para mucho más.

 

Este universo y lo que creemos ver, esta hecho por nuestra manera de percibir el mundo, de la manera en que nuestra mente interviene en nuestras imágenes mentales y las procesa para emitir juicio, a veces estamos lejos de ver la realidad en si, pero a causa de ella nosotros tenemos la realidad que nos merecemos y no la  verdadera realidad, esto parece una ironía,  pero todo se trata de cómo llevamos y utilizamos nuestra mente y actitudes día a día.
 
Sin duda la mente sigue siendo uno de los misterios más grandes que tenemos dentro de nosotros, sigue siendo energía llena de poderes, una fuente de los deseos, un creador de milagros, una máquina de realidades, pero la pregunta principal, es qué hago para que me obedezca y qué hacer cuando no está de acuerdo conmigo.
 
No podía dejar de vincular estas palabras a las experiencias de Víctor Frankl, en los campos de concentración, fue en ese lugar más aterrador y oscuro en donde él pudo encontrar la luz y escribir una de los mejores libros que he leído y tal vez uno de los mejores libros de la historia. El hombre en busca del sentido, descubrió que el sentido que damos a nuestras vidas es tan importante como vivir y respirar, el pudo sobrevivir a una catástrofe humana, porque su mente no le permitió morir, con solo comprender, que todo tendría fin y el sentido de su vida era salir de ese lugar.
 
Entonces debemos reflexionar qué hacemos con nuestras vidas. O qué hacemos con nuestra mente.
 
Muchas veces no he entendido el porqué de las cosas, porque suceden sin una razón o peor aun sin aceptar lo que nunca va a suceder, nunca me puse a preguntarle a mi mente, qué ella hizo para que las cosas no sucedieran o para que sucedieran, nunca me puse a conversar con ella para saber si tuvo algo que ver en todo lo que me sucede, probablemente no he tenido el coraje para hacerlo, para decirle que yo también soy parte de ella y que juntas debemos caminar.
 
La eterna mente siempre permanecerá, aunque comiences vos, o termine yo, ella no dejará de existir, ni en el otro, ni en el espíritu, vivirá inmortal entre los seres hasta en las criaturas más pequeñas de este universo.
Les dejo con una frase de un gran maestro que supo dejar sus enseñanzas y pensamientos para iluminar ese rincón oscuro llamado mente.
 
“La mente es la fuente de todas las malas acciones, si la mente se transforma. ¿Pueden permanecer las malas acciones?” Buda.