Slider

Liderazgo = Obra de arte

12 Marzo 2010 Escrito por Liderazgo 22
Valora este artículo
(0 votos)
Uno de los mitos más arraigados en el liderazgo es el de la posición. Este mito le ha hecho mucho daño a mucha gente principalmente por dos cosas. Primero porque los que tienen una posición, gerente, director, coordinador, etc. Creen que la gente los va a seguir solo por el título que ostentan. Esto genera conflictos de motivación en las personas ya que nadie desea ser “mandado o dirigido como una máquina” lo que en realidad queremos todos es ser liderados.
 
Por otro lado están las personas que no tienen una posición y peor aún, creen que nunca la tendrán. Estas personas no desean aprender sobre cómo liderar porque piensan que no les va a servir en la vida. Conclusión, en ninguno de los dos casos hay formación de líderes.
 
Como vemos, este mito ha generado un círculo vicioso que ha perjudicado bastante la formación de nuevos líderes en el mundo.
 
Otro de los mitos más comunes es el del “omnipotente”. Es decir, muchas veces pensamos que un líder debe saberlo todo y hacer todo. La realidad es que nuestra influencia sobre las personas no es en todas las áreas. Ejemplo; Yo soy muy ignorante en la parte de diseño gráfico e informática, y mucho del trabajo que realizo tiene que ver con estos temas. Mis compañeros lo saben muy bien, entonces, qué hay qué hacer? Mirar y observar al mejor de mi equipo en esa área y darle el “poder” de realizar determinada acción. Recordemos que los líderes deben motivar y delegar, y para que esto suceda se debe creer en la gente.
 
Paradójicamente, un líder entre más poder delegue, más poder tiene, por qué ? Porque las personas siempre quieren trabajar con líderes que crean en ellos, que los motiven, que les haga ver lo bueno que hay en ellos y les convenza de lo que son capaces de hacer.
 
Por eso una de los mandamientos que más me gusta del liderazgo es el que dice “Siempre hay que mirar a las personas no por lo que son, sino por lo que pueden llegar a ser”
Creo que no hay labor más bella en el mundo que tomar a una persona como una vasija de barro y convertirla en una obra de arte. Hay obras de arte como la mona lisa, los frescos de la capilla Sixtina o las esculturas de Botero que ya pasaron a la historia. Lo mismo sucedió con líderes como Churchill, Gandhi o Benjamín Franklin, todos tuvieron la fortuna de que encontrar a alguien que creyó en ellos y los convenció de que creyeran en ellos mismos.
 
No todas las veces vamos a encontrar personas que nos convenzan de esto, por eso debes hacerlo tú mismo, porque la persona con la que más tiempo pasas es contigo mismo.
 
Muchas gracias.